Avisar de contenido inadecuado

AHORA TOCA LINCHAR A CARLOS BATRES. LA PRESIÓN PARA QUE NADIE HABLE (MAYO 2.010).

{
}

 TAGS:undefinedAhora le toca ser linchado a mi amigo Carlos Batres. Estos modernos inquisidores anónimos, que se mueven en la Red apoyando las tesis políticas del binomio Márquez-Garrido, la han tomado con él. Lleva todo el fin de semana aguantando porrazos cibernéticos. El motivo no puede ser más obvio: la manifestación que Carlos Batres ha hecho de saber y constarle que RAFAEL CABELLO FERRERA era -y es, porque no consta todavía cese oficial alguno- PRESIDENTE DE LA JUNTA POLÍTICA DE FE-JONS. A nuestros amigos de la Junta Nacional Expedientada de FE-JONS siempre les ha molestado que alguien diga la verdad en voz alta. Y más en este caso, en el que muchos falangistas -además de Carlos Batres- han manifestado ser perfectamente conocedores de esta circunstancia. Resulta que el cargo de PRESIDENTE DE LA JUNTA POLÍTICA ostentado por Rafael Cabello es una circunstancia sobradamente conocida por muchos falangistas, los cuales ya han procedido a declararlo ante el Juzgado de Instrucción que lleva una de las Querellas contra La Camarilla. Una vez más, se busca la presión contra el que habla quien -de la forma acostumbrada- es objeto de un escarmiento público no sólo para desanimarle a él, sino también a los falangistas que -de una forma u otra- pretendan también tomar postura en el futuro. Un ejemplo público -moderno Auto de Fe de estos savoranolas de vía estrecha- de lo que pasa al que se opone.

La maniobra del binomio Márquez-Garrido es tan meridianamente sospechosa, que no podemos menos que afirmar su aparente irregularidad. A estas alturas, todos sabéis como Rafael Cabello inició, en su calidad de Presidente de la Junta Política, una serie de actuaciones disciplinarias frente a Márquez, Garrido, Camino Carrillo, Julio Alberto Alfonso y Norberto Pico. Estas iniciativas las desarrolló en el año 2.009.

La actuación exculpatoria de la Junta Nacional Expedientada no puede ser más simple. Inscribir un nombramiento anterior a 2.009 en el que conste que Cabello no es Presidente de la Junta Política. Eso es lo que han hecho: inscribir un Acta Complementaria de una Asamblea General de Junio de 2.007 en el que consta el nombramiento de otra persona en este cargo. Un nombramiento a posteriori de Presidente de la Junta Política que recae sobre otra persona. De esta forma, Cabello no podría ostentar esta condición en el momento en el que inicia sus actuaciones frente a La Camarilla. Lo demás es fácil: se solicita después un Certificado del Registro de Partidos en el que conste que Cabello no está inscrito con este cargo en aquel organismo público, y se va aportando de Juzgado en Juzgado como si fuera una estampita de San Expedito. Ya tenemos así la defensa organizada, a la más pura manera de la Enciclopedia Soviética.

Esta inscripción no nos cuadra. Y hemos puesto en marcha todos los resortes judiciales y extrajudiciales tendentes a investigar, profunda y cumplidamente, esta maniobra defensiva. Sea lo que sea, llegaremos hasta el final en esta investigación. Al final -la mayoría de las veces- todo este tipo de ideas geniales suelen volverse en contra de quien las concibe. La práctica forense nos indica que no se pueden hacer sin dejar rastros. Al tiempo.

Mientras tanto, le toca linchamiento a Carlos Batres. La mecánica de los ataques realizados por estos asombrosos luchadores cibernéticos se basa -primero- en la impunidad relativa que da el anonimato. Digo "relativa", porque después cuesta menos de lo que parece encontrar al valiente activista levantando judicialmente el velo de las IPs. En eso estamos nosotros ahora: descubriendo procesalmente a estos falangistas valerosos en una de las acciones penales más divertidas de las que hemos iniciado últimamente. Ya os iremos informando de los resultados que se adivinan sorprendentes.

Se dice que Garrido o Pico no entran en internet. Yo no me lo creo. Se barajan varios nicks como pertenecientes a estos dos integrantes de la Junta Expedientada. Lo que seguro que sí hacen es organizar -de forma coordinada y alrededor de varios temas prefijados- una sucesión de arremetidas frente a alguien concreto. Están detrás. Y esto se ve de manera clarísima en el asunto de Carlos Batres, en el que se comentan públicamente documentos obrantes en una Causa Judicial a los que sólo ellos pueden tener acceso. Han enseñado el documento, han adoctrinado a su gente en su versión y les han lanzado al ciberespacio con el triple objetivo de insultar a la víctima, de desmoralizarla y, además, de crear una opinión adversa a la que mantiene el linchado.

La consigna de los últimos días es la de arremeter contra Carlos Batres a raíz del contenido de su manifestación ante el Juzgado. A raíz de defender la verdad y la legalidad, en definitiva. Incluso se le ha llegado a mandar un anónimo a su Despacho en la Hermandad, con la clara finalidad de presionarle para hacer incómoda su toma de postura. No olvidemos que ello está muy en la línea del falangismo sectario y unilateral que predican estos cinco. Sin embargo, aquí tenemos una nota adicional que puede dar cierta animación a esta moderna hoguera del hereje. Ocurre que estas actuaciones de presión pueden ser interpretadas como un presunto delito de obstrucción a la Justicia, y así lo haremos valer en el foro que corresponda. Una más... damas y caballeros.

Carlos Batres es duro. Son ya muchas las guerras a sus espaldas y las batallas entabladas con gente de muy distinto pelaje y condición. Y la condición y el pelaje de estos no es de los más duros con los que Batres se ha tenido que enfrentar.

Un abrazo muy grande Presidente, y ni caso. Ni caso, porque son pocos y cobardes, como en la canción. Ya sabes dónde me tienes.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.