Avisar de contenido inadecuado

EL CHISTE DEL ESTADO DE DERECHO O LAS SENTENCIAS DE MÁRQUEZ (26/IV/10).

{
}

 TAGS:undefinedY todavía se asombrarán del hecho de existir falangistas que no se vean representados en la acción penal ejercitada a instancia de la actual Junta Nacional de FE-JONS frente al Magistrado Garzón. Como si fuera el triste sino de los falangistas dejarnos siempre engañar por los distintos timos políticos de los que -uno tras otro- hemos sido cándidas víctimas. En los últimos días -y dejando al margen la cuestión de los plazos- esta cuestión ha alcanzado tintes surrealistas. Sobre todo si analizamos alguna de las últimas manifestaciones realizadas por los promotores de esta Querella.

No deja de ser cómico que algunos integrantes de la actual Junta Nacional de Falange Española de las JONS se estén pronunciando, día sí y día también, acerca del respeto debido al Estado de Derecho. Los querellantes y sus cosas. Ante los entusiastas apoyos dados a Baltasar Garzón por parte de las izquierdas españolas, nuestros amigos se han convertido en los más ardientes y convencidos defensores no sólo de las reglas del juego democrático, sino también del buen y adecuado funcionamiento de nuestros Juzgados y Tribunales. Dicen que no gana FE-JONS, que gana el Estado de Derecho cuando -lo cierto y verdad- es que el Estado de Derecho hace lustros que no gana en FE-JONS.

Y es que es gracioso y, desde luego, sorprendente. Porque sorprende escuchar a Diego Márquez o a Jorge Garrido hablando de legalidad y de defensa de las leyes. Sobre todo después de haber estudiado profundamente la situación legal de Falange Española de las JONS. Situación de la que, por otra parte, estos repentinos conversos del respeto a la ley son los directos responsables.

DESDE LA REELECCIÓN DE MÁRQUEZ DE 1.987 NO SE HAN INSCRITO REELECCIONES VÁLIDAS EN EL REGISTRO DE PARTIDOS. ACUERDOS ANULADOS EN VIRTUD DE SENTENCIA DE 2.001.

Por suerte, el Estado de Derecho no sólo se defiende interesándonos por la presunta actuación prevaricadora del Magistrado Garzón. Tenemos otras posibilidades menos llamativas, pero igual de efectivas. Por ejemplo, los querellantes podrían explicarnos la razón por la cual, desde el acuerdo adoptado el día 4 de Julio de 1.987, nuestro amigo Diego Márquez no ha inscrito ninguna reelección valida en su cargo hasta el año 2.007. Este defensor acérrimo del Estado de Derecho se ha tirado más de veinte años sin inscribir nada legal en el Registro de Partidos Políticos. Esto no lo digo yo -ya sabemos que me ciega el odio y la envidia al Vicesecretario Garrido- sino el Juzgado de Primera Instancia Núm. Dieciséis de Madrid en su Sentencia de fecha 5 de Septiembre de 2.001.

Y ello porque la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Núm. Dieciséis de Madrid de fecha 5 de Septiembre de 2.001 estableció la anulación de no sólo todos los acuerdos del sector de López inscritos en el Registro de Partidos. También anuló todos los acuerdos adoptados a instancia de Diego Márquez. Todos. De lo que se deduce que Márquez ha dirigido FE-JONS desde 1.989 sin ninguna sola elección democrática válidamente inscrita en el Registro de Partidos: todos los acuerdos tomados por su sector de militantes fueron anulados por ser contrarios a las leyes después de ser analizados por un Juez.

Curiosa Sentencia que resolvió un no menos curioso pleito. La defensa del Estado de Derecho -sin duda- ha llevado reiteradamente a Márquez a demandar a los falangistas que no pensaban como él. Falangistas que tenían la extraña pretensión de democratizar el partido o de pedir más transparencia en la gestión. Esta Sentencia vino a resolver este antiguo contencioso entre el sector de Morales y López y el de Márquez. Ahora, se proclama a los cuatro vientos la necesidad de respetar las decisiones judiciales. Sin embargo, no parece que los actuales responsables de FE-JONS respeten demasiado la Sentencia que puso término a este problema.

Estado de Derecho. Podemos dejar a Manos Limpias y a Identidad y Libertad continuar con el asunto de Garzón -tal y como han venido haciendo desde el principio- y encomendar a Márquez y a Garrido la defensa de otro aspecto del Estado de Derecho. Nada más y nada menos que el que determina la legitimidad democrática de los cargos electos. Explicar definitivamente a los falangistas, abierta y públicamente, qué es lo que pasó en el proceso entablado contra el sector de Gustavo Morales y de Jesús López. Porque extraña que, a fecha de hoy, Márquez tan sólo haya afirmado públicamente que ganó el Juicio y que se le dió la razón en todos los puntos en cuestión. Esto ya sabemos que es mentira. Y tan asombroso como esto es el hecho que ninguna explicación se haya dado sobre esto a la militancia. La Sentencia es ocultada sistemáticamente no sólo a los militantes del partido, sino a todos los falangistas.

No consta Recurso alguno a esta Sentencia. Si se ha hecho algo al respecto ha sido silenciado -junto a los demás extremos del asunto- por el binomio dirigente. Lo que consta es el exacto cumplimiento de sus determinaciones, ya que estas anulaciones de asientos registrales pueden constatarse de forma pública en el propio Registro de Partidos. Si han hecho algo al respecto que lo cuenten. Ellos se han referido -de forma oscura y misteriosa, como siempre- a pleitos que, al día de hoy, todavía siguen vigentes frente a La Falange (FE). A La Falange (FE) no le consta ninguno pero -de cualquier forma- parece que están rigiendo FE-JONS de espaldas a una trascendental resolución judicial.

DECLARACIÓN JUDICIAL DE VIGENCIA DE LOS ESTATUTOS DE 1.994. INOBSERVANCIA DE ESTA RESOLUCIÓN JUDICIAL Y APLICACIÓN INTERNA DE LOS ESTATUTOS DEROGADOS DE 1.979.

Sin embargo, esto no es todo. La Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Núm. Dieciséis sigue reservando extraordinarias sorpresas. Y es que, dado que ya existen entidades encargadas de la validación judicial de las actuaciones del Juez Garzón, el binomio Márquez- Garrido podrá reservar sus explicaciones públicas en determinar algo tan simple como cuál es la legalidad interna que rige dentro de FE-JONS. La defensa que hacen del Estado de Derecho podría ser, de esta forma, mucho más efectiva. Porque -a buen seguro- a un militante falangista le va a afectar de una forma mucho más directa la circunstancia de qué Estatutos rigen en la formación política en la que milita que -mucho más distante- el problema de si Garzón es un Juez prevaricador o no.

Digo esto porque la misma Sentencia del Juzgado de Primera instancia Núm. Dieciséis -además de declarar la anulación de los acuerdos adoptados e inscritos por Márquez- declara la vigencia de los Estatutos de FE-JONS aprobados en la Asamblea Nacional de Afiliados celebrada en Madrid durante los días 5 y 6 de Noviembre de 1.994. Esta declaración judicial de vigencia es firme. Ha sido anotada en el Registro y tampoco nos consta recurso alguno contra la misma.

Insólito. Porque la actual Junta Nacional de FE-JONS dice siempre aplicar los Estatutos de 12 de Junio de 1.979. Incluso ha llegado a modificarlos recientemente y a inscribir esta modificación en el Registro de Partidos de forma expresa. Nada se ha informado a la militancia acerca de esta circunstancia gravísima... ¿por qué se oculta a los falangistas la declaración judicial de vigencia de los Estatutos de 1.994 y se afirma, contra viento y marea, la validez de unos Estatutos de 1.979? ¿por qué se desobedece de esta forma una determinación judicial? ¿por qué los afiliados creen estar regidos por una norma que no está vigente y por qué se fomenta esta creencia desde la dirección del partido? Defensa del Estado de Derecho, por lo que se ve. Asombroso. Los militantes de FE-JONS creen regir la vida interna del partido por unos Estatutos derogados. Puro principio de legalidad esgrimido por estos modernos defensores de la pulcritud de las actuaciones judiciales.

LA CURIOSA REELECCIÓN DE 23 DE JUNIO DE 2.007.

Y es que defender el Estado de Derecho también incluye la defensa del funcionamiento democrático de las entidades políticas. Márquez y Garrido podrían explicar -también en sus apariciones públicas- qué es lo que ha ocurrido con la última reelección del primero. Contarnos lo qué ha pasado alrededor de la llamada Asamblea General de 23 de Junio de 2.007. Esta Asamblea -cuyas circunstancias nos estamos ocupando de investigar cumplida y profundamente- venía a reanudar la cadena de inscripciones que, relativas a las reelecciones de Márquez y después de las anulaciones judiciales antes mencionadas, eran consignadas en el Registro de Partidos del Ministerio del Interior. Entonces sí que habría podido defenderse adecuadamente el Estado de Derecho, y ello mediante un reunión partidaria desarrollada con arreglo a un criterio mínimo de diligencia, sobre todo después de ese varapalo judicial de 2.001.

Sin embargo, se organiza una asamblea de adeptos y se realiza un simple acto de adhesión incondicional -uno más- a Márquez. Los únicos que pudieron acudir a esta asamblea fueron los acostumbrados Jefes de la Cosa (Delegados Nacionales, Jefes Territoriales y Provinciales, Consejeros Nacionales etc), todos ellos elegidos directamente por el propio Márquez. La novedad, increíble, que esta asamblea traía era la posibilidad de asistencia de un compromisario provincial por cada cien militantes, elegido por... ¡¡¡el Jefe Provincial en vez de por los propios militantes!!! Una asamblea integrada por cargos designados por Márquez, para reelegir a Márquez y plenamente organizada por Márquez.

Sin embargo, esta reunión de amigos es presentada ante el Registro de Partidos nada más y nada menos que como una asamblea general. Se ofrece al Registro la idea de una reunión democrática, siendo la realidad bien distinta. Defendamos al Estado de Derecho mintiendo al Estado de Derecho.

ESCASA TRANSPARENCIA INFORMATIVA. CONFUSIÓN DE CUENTAS CORRIENTES UTILIZADAS POR EL PARTIDO.

Y es que falta transparencia en la gestión. Se hacen cosas extrañas en todo momento y con toda ocasión. Se utilizan Cuentas Corrientes que no son titularidad del partido -Círculo Cultural Ruíz de Alda- para ingresos y gastos corrientes del propio partido. Es un hecho público y notorio que las suscripciones al Medio oficial Patria Sindicalista se abonan a través de una Cuenta orriente de esta misma entidad CDRA. Extrañas confusiones patrimoniales que, tan sólo con un poco de diligencia y previsión, se hubieran podido evitar. La Cuenta Corriente anunciada públicamente para realizar las aportaciones de la caución requerida en el asunto de Garzón resulta ser la misma a través de la cual se realizan los cobros de cuotas y el pago de los gastos ordinarios. Como no se ha procedido a informar puntualmente sobre los importes obtenidos de estas donaciones públicas, no sabemos ni la cifra exacta finalmente alcanzada ni si, en consecuencia, han existido donaciones utilizadas para realizar fines distintos... ¿se ha ingresado más de los seis mil euros requeridos ? ¿menos? ¿por qué no se tiene acceso público a una Cuenta en la que se piden aportaciones también públicas?

Todos estos gravísimos extremos son silenciados -de forma sistemática- a los militantes. No se ofrecen ni -mucho menos- se debaten estas circunstancias. Márquez tiene una larguísima sucesión de anulaciones judiciales de acuerdos del partido, que han convertido en inválidos todas las reuniones partidarias celebradas desde 1.995. Existen unos Estatutos vigentes silenciados a los militantes. Y es que no se entiende bien ese anhelo de castigo al Juez prevaricador, mientras que la organización adolece de estas absolutas carencias internas. Carencias graves que determinan un funcionamiento irregular u anómalo del partido. Circunstancias de importancia tal que inhabilitan -a los actuales responsables del partido- en erigirse en abanderados de nada ni de nadie. Extremos que convierten esta afirmación de constante respeto al Estado de Derecho y a las resoluciones judiciales en una chiste. En una burla al mismo Estado de Derecho que se está anunciando defender.

Está visto. El timo del tocomocho versión judicial y azul mahón. El chiste del Estado de Derecho y el de la actuación en nombre de todos los falangistas. Casi que no.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.