Avisar de contenido inadecuado

PODEMOS Y DEBEMOS. MANIFIESTO PARA UNA REFUNDACIÓN (6/IV/11).

{
}

 TAGS:undefinedPODEMOS Y DEBEMOS

En Madrid, a 4 de Abril de 2.011.

UNA vez más, y ante la proximidad de una nueva cita electoral en Mayo de 2.011, nos encontramos los falangistas divididos, enfrentados y sin capacidad alguna de alcanzar acuerdos conducentes a una actuación conjunta entre nuestros distintos sectores. Lo peor de esta situación no es nuestra división endémica, sino nuestra incapacidad manifiesta para ofrecer una propuesta nacionalsindicalista clara, moderna y renovada a los distintos sectores del pueblo español. Ni estamos ni se nos espera. Nuestros responsables ni saben ni quieren coordinarnos. Los falangistas podemos y debemos hacer algo.

EN los últimos años, y de forma paulatina, hemos asistido a la más absoluta inoperancia de nuestras organizaciones para conectar no sólo con estos sectores populares, sino con las propias bases falangistas. Palmaria inutilidad de nuestras cúpulas dirigentes, técnicas sectarias sobre la militancia, auténticos linchamientos públicos al disidente y utilización de toda clase de métodos cobardes frente a las personas serias y capaces que denuncian en voz alta esta situación. No sólo no saben dirigirnos, sino que se resisten a los cambios. Por eso, ejemplos como los de NACHO TOLEDANO deben ser respaldados como formas de resistencia frente a la ignorancia y al sectarismo. Estimamos un dato falso que iniciativas como esta no hayan sido apoyadas por muchos falangistas que anhelan un cambio positivo. Estamos cansados de los insultos y de las mentiras de los verdaderos culpables de nuestra ruina, y todo para seguir aferrados a sus cargos ridículos.

FALANGE nació como un movimiento revolucionario hace ochenta años. Un movimiento político capaz de dar respuesta a todos los problemas económicos y sociales existentes dentro de una sociedad capitalista. Sin embargo, hoy nuestro entorno político no es más que una caricatura de sí mismo, y no puede ser más esperpéntico, marginal y grotesco. Inoperantes responsables que han fomentado el culto a su personalidad como único instrumento de actuación política. Residuos de un franquismo que sigue instalado en la vida interna de nuestras formaciones. Autoritarismo y oscuridad en la dirección.

DEBEMOS terminar con esta situación. Está en nuestras manos hacerlo, tanto dentro de las organizaciones -apoyando toda Candidatura Alternativa a las propuestas oficiales diseñadas desde arriba- como desde fuera, apoyando -de forma decidida y pública- estas iniciativas de transformación. Debemos creer en la viabilidad de una alternativa nacionalsindicalista moderna y poner los cimientos de nuestra recuperación.

CON la vista puesta en esta primera piedra de nuestro proceso refundacional, los abajo firmantes proponemos los siguientes puntos inmediatos de actuación a llevar a cabo antes de las Elecciones de Mayo:

PACIFICACIÓN judicial entre todos nuestros sectores.

APERTURA de un proceso de diálogo que sea apoyado por la base más amplia posible de falangistas militantes y no militantes, y que sea articulado en torno a foros abiertos de debate y discusión.

ESTRUCTURACIÓN de un proyecto común que permita la incorporación de los falangistas no encuadrados en nuestras organizaciones.

CONSOLIDACIÓN de los procesos internos de decisión democrática que culmine no sólo en la total renovación de nuestros cargos dirigentes, sino en la formulación de nuevas líneas de actuación política y práctica.

DEBEMOS definir entre todos los mecanismos prácticos que conduzcan a estos objetivos.

YA está bien Camaradas. Ahora o nunca antes de desaparecer completamente del mapa político español. Pongamos esta primera piedra o vayámonos, para siempre, a nuestras casas. Podemos y debemos.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.