Avisar de contenido inadecuado

Y DOS DE ARENA (JUNIO 2.009).

{
}

 TAGS:undefinedPublicado en el Num. 178 (ÉPOCA II) de "La Gaceta Escurialense".

No siempre va a tener uno la desgracia -la tristeza social absoluta- de ser un aguafiestas y de, en consecuencia, hablar mal de algo o de alguien. Nosotros, los falangistas, estamos absolutamente habituados a despotricar -jurando en arameo si es preciso- sobre la marcha de las cosas. Como parece ser que el verano ha llegado, y con él y el buen tiempo una dosis considerable de buen humor y de ganas de vivir -pese a Rajoy, a la implosión capitalista, a Zapatero, a la Gripe A y a lo que se tercia cada día en contra nuestra- en esta ocasión quiero escribir sobre algo positivo. Sobre formas de administrar tremendamente favorables y plenamente acordes con las fórmulas de gobierno municipal propugnadas por el nacionalsindicalismo. Aunque sus actores -por supuesto- no lo saben. En esto también se aplicaría lo alegado -una y otra vez- por mi gran amigo y camarada -por este orden- Fernando Dacal. Mi amigo dice que la mitad -por lo menos- de los españoles son falangistas, sólo que todavía no saben que lo son. Tremenda verdad esta que entronca -directamente- con las historias a tratar hoy aquí.

Se trata de dos casos de buen gobierno municipal. De buenas prácticas que denotan no sólo criterios de proximidad esenciales en toda acción municipal sino -y esto es cada vez más importante a todos los efectos- una excelente educación de casa. Esa buena educación que resulta un elemento eficaz para una articulación adecuada de las relaciones sociales recíprocas. Para que nadie se queje -además- me referiré a dos casos que han ocurrido en cada uno de nuestros Municipios vecinos. Arriba y abajo. El Escorial y San Lorenzo. Caciques y gurriatos.

Como ya sabéis, hemos organizado -varios amigos amantes del Cine- un Cine Club que proyecta una película, una vez al mes, y que después comenta y debate sobre el asunto suscitado a raíz de un asunto escogido. Este modestísimo proyecto cultural comenzó a realizarse en la Casa de Cultura de El Ayuntamiento de El Escorial. En el estupendo -y comodísimo- Salón de Actos de la Casa de Cultura. Sin embargo, a principios de este año, ha habido que reestructurar toda la programación cultural municipal. Ha habido que hacer sitio a múltiples actividades culturales que requieren espacio para su desarrollo. Y esta reprogramación motivó que el Ayuntamiento tuviera que modificar nuestra fecha habitual de proyección -un viernes al mes- y ser sustituída por otro día de la semana que no resultaba tan conveniente como nuestro día originario. Ha habido que decir que no -el día ofrecido era un miércoles cada mes y no era demasiado adecuado para los asistentes habituales a las proyecciones- y marcharnos a otra parte para poder llevar a cabo las dichosas proyecciones. Por cierto, este Cine Club es el mismo que ha resultado impedido el otro día por la muy pacífista acción de más de treinta demócratas de ultraizquierda armados de palos y cadenas. Pero esta es otra historia que ya analizaremos más despacio.

Lo que ocurre es que -cuando hemos tenido que hablar con el Ayuntamiento sobre la fecha en la que podíamos celebrar la proyección- ha resultado una muy agradable sorpresa la actitud de la Concejal de Cultura Vanesa Herranz. Buena educación, trato directo y ánimo de arreglar las cosas. Desdiciendo la inveterada tradición de la burocracia española, Vanesa Herranz ha intentado sinceramente que pudiéramos celebrar nuestro Cine Club en dependencias municipales de forma rápida y eficaz. No ha sido posible... pero ello no es responsabilidad ni de Vanesa Herranz ni de todo el magnífico personal de la Casa de Cultura. Un ejemplo de trato humano, correcto y responsable. Desde aquí, y públicamente, gracias a Vanesa y a todos.

Otro ejemplo de buena práctica es la experiencia gratísima que he tenido con la Policía Municipal de San Lorenzo de El Escorial. Recordaréis cómo me referí a nuestros Agentes de forma muy negativa -tremendamente negativa- a raíz de los sucesos acaecidos en la Calle Floridablanca con ocasión de la concentración celebrada para pedir la reapertura de nuestro Real Coliseo. Con unos reflejos ciudadanos que -sin duda- les honran, la Policía Municipal se puso en contacto conmigo a los pocos días de la publicación, y a los solos efectos de explicarme todas las circunstancias concurrentes en dicha intervención policial. En concreto, debo referirme al Agente Pedro Peréz, que mantuvo conmigo una larga e intersantísima charla sobre el orden público en nuestro Municipio. Otro ejemplo de buena educación ciudadana y también -no me canso de repetirlo- de la otra... de la que se adquiere directamente en casa ayudándote luego a desenvolverte correctamente en tu trato humano cotidiano.

Gestos positivos como los de Vanesa Herranz o Pedro Pérez nos devuelven la fe en que existe otra forma de hacer política. En una acción administrativa directa, caracterizada por una relación de proximidad -de cercanía en el gobierno- con el administrado. Las ventajas evidentes de pueblos como los nuestros que, en el futuro ojalá no muy lejano, deberán constituir la piedra angular de formas democráticas más libres y participativas, así como de usos de gobierno más directos y próximos. Más humanos, en definitiva.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.