Avisar de contenido inadecuado

DOS MÁS DOS HACEN CINCUENTA AVALES O EL ASUNTO TORNASOL (MAYO 2.009).

{
}

 TAGS:undefinedA mí, lo de las Elecciones Europeas no ha dejado de parecerme curioso en ningún momento. Curioso y, en algún momento, hasta cómico. Ya he comentado en alguna ocasión como "La Camarilla" aplica enseñanzas dignas del patio del Insti a la vida política. De forma inmadura, se intenta responder con gestos extraños a las muy coherentes peticiones de gestión responsable que se les están haciendo desde ámbitos diversos. Esto es lo que ha ocurrido con las famosas Elecciones Europeas. Jorge Garrido -al leer su peculiarísimo Blog- nos lo ha explicado perfectamente. Al parecer, y siempre según nuestro amigo el insultado, han ganado la competición sobre quien podía mear más lejos y, desde aquí, muchas felicidades...

Sin embargo, yo creo que es precisamente en este "éxito" donde se refleja -de manera perfecta- el verdadero problema que aqueja a esta gente y -por extensión y por desgracia- a todos nosotros. Porque, una vez más, esto ha demostrado la concepción que, del universo falangista, tienen los todavía integrantes de la Junta Nacional de FE-JONS. Se trata de una concepción exclusivista y cerrada. Excluyente a cualquier clase de colaboración con el resto de los falangistas. Se trata de una posición estratégica que pasa por actuar -siempre- de espaldas al resto del mundo azul mahón. Una vez más... ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Solos solitos y sin tener demasiada idea de cocina. Ese vamos a las Elecciones -repetido una y otra vez por La Camarilla y su clap- tan sólo refleja un nuevo fracaso de las siglas históricas a la hora no ya sólo de encabezar un proyecto falangista integrador -o simplemente de carácter coordinado con el resto de las organizaciones- sino de presentar un conjunto atractivo de ideas capaz de movilizar a la llamada diáspora azul. Los falangistas sin falange que -una vez más- se vuelven a quedar en casa ante la falta de imaginación de los todavía responsables de la cosa. Ni reuniones previas, ni proyectos comunes o unitarios, ni programas participados... nada de nada. Hubiera sido un hecho importante -demasiado bonito para ser verdad- el haberse iniciado un proyecto político abierto a todos y en un momento anterior a este. Pero eso es lo que pasa cuando se necesita presentar algo que no es más que un trámite usual dentro de la actuación exterior de un partido político como un gran triunfo de sus dirigentes. Eso es lo que pasa cuando se tiene una concepción de la actuación falangista como la que tienen estos estrambóticos personajes. Como en el Insti... siempre parece que están poniendo el bracito delante del examen para que no les copie el del pupitre de al lado. Falangismo en eterno pantalón corto.

En realidad, eso es lo que pasa cuando te aprovechas de unas Elecciones Europeas -que, en realidad, te importan una higa- para no hablar de los comicios que -de verdad- ocupan tus próximos movimientos tácticos: el proceso electoral de sucesión de Diego Márquez. Otra cortina de humo. Y ya van varias.

Porque el problema no es de dónde han sacado los cincuenta avales. Esos avales los damos por hechos todos los que militamos en partidos de ámbito nacional y contamos con un tiempo mínimo suficiente como para poder plantear una estrategia válida en su obtención. Aquello no es el colmo de la gestión diligente. Es lo normal. Lo normalísimo si se cuenta con un partido político de funcionamiento corriente durante los últimos años, sin problemas de siglas o litigios y realizando una actuación pública más o menos constante. En estas simples condiciones, la noticia hubiera estado en -precisamente- lo contrario. En que no hubieran podido reunir los cincuenta avales de marras y en que, consecuentemente, no hubieran podido presentarse. Hubiera sido el colmo ya del despropósito. Como despropósito es el presentar esta cuestión como un triunfo, cuando no es más que la CONSECUENCIA LÓGICA DE UNA ACTIVIDAD POLÍTICA USUAL Y COTIDIANA.

Lejos de tal o cual interpretación sobre el verdadero carácter de estas Elecciones, sólo decir algo que sabe todo el mundo. La Falange no ha podido presentarse porque no hace ni un mes todavía que tenemos la plena disposición sobre el nombre. Ganado nuestro Pleito, y siendo firme la Sentencia, podemos ir a cualquier proceso electoral al que queramos concurrir. Pero estas nos han pillado tarde y mal, porque requieren una evidente mínima preparación previa que nosotros -al tener por seguro que Cantalapiedra apelaría y que no podríamos presentarnos- no hemos realizado. El éxito procesal vino tarde. Así de simple. También muy divertidas -divertidísimas viendo lo que estamos viendo últimamente- las interpretaciones que -sobre la incompetencia o ineptitud de nuestra Junta Nacional- se han ofrecido para explicar nuestra incomparecencia electoral.

Haciendo un paréntesis irónico, y dentro de cuatro o cinco años -cuando lleguen las próximas- me gustará ver cuántos avales reunimos nosotros. Porque tampoco andamos demasiado mal en don de gentes y en evidente charming. A mí, en concreto, me va a encantar ocuparme de ello como reto político. Si no fuera porque dentro de cuatro o cinco años Garrido o Pico ya no ocuparán cargo alguno de responsabilidad en FE-JONS, me gustaría apostarme con ellos -una cena de escándalo, por supuesto- cuántos avales conseguimos unos y otros. Tampoco existirán varios partidos falangistas.... es decir que, también por ese lado, será inútil cualquier apuesta. A Dios gracias, las condiciones serán muy distintas a las de hoy, y militaremos todos juntos en un único partido falangista fuerte, renovado y democrático. Lo dicho... para entonces avales a gogó.

¿Cuántos falangistas se ven representados por la Candidatura que se va a presentar a las Elecciones Europeas? ¿Cuántos militantes de FE-JONS se ven representados por esa Candidatura?

Sin embargo, la exposición de la cuestión dada por Jorge Garrido en su Blog -y divulgada y extendida para mejor conocimiento público por el nuestro de la Sierra entre otros- no ha dejado de tener su aquel jocoso. Según Garrido, reunir cincuenta avales para poder presentarse a las Elecciones Europeas fortalece al partido bajo su sabia dirección y, además, cumple la inexorable ley natural de la selección entre las formaciones falangistas. Casi me atraganto de risa al leer aquello.

Y ello porque el extraño darwinismo azul mahón predicado por el constantemente insultado - y al día de hoy- no viene determinado por la concurrencia de FE-JONS a determinadas citas electorales o por el cumplimiento de determinados requisitos propios de la normativa electoral. Por, pongo por ejemplo, reunir cincuenta avales. Lejos de ello, la selección viene dada por otras circunstancias de mayor peso político en estos momentos concretos, tales como la concurrencia del partido a las exigencias de coordinación o integración marcadas por nuestras propias bases -clamor cada vez mayor que estos se pasan por el forro de los avales- o como por el cumplimiento de los indispensables requisitos legales de democracia interna. La selección azul ya no la hacen las fuerzas de la naturaleza en movimiento. Últimamente, la hacen los Jueces. Y no se basa -precisamente- en el cumplimiento inexorable de la ley del más fuerte sino, sencilla y llanamente, en el cumplimiento de la Ley. Con mayúscula.

Por eso, la cuestión me ha recordado a esos extrañísmos y geniales -pero jocosos en lo absurdo- diálogos entablados entre el Capitán Haddock y el Profesor Tornasol cuando -si recordáis- el Capitán le pregunta al Profesor sobre el funcionamiento de -por ejemplo- un complicado cohete espacial, y el Profesor le responde -con total y plena seguridad- acerca del hecho de si va a llover o no mañana... después de decirle, naturalmente, un grandioso buenos días señora...

Pues esto es igual. Porque las preguntas son otras, y no han sido contestadas -en modo alguno- por el triunfo de los cincuenta avales. Cuando estamos diciendo que cuatro personas han orillado cualquier procedimiento de control democrático dentro de FE-JONS, nos salen con las Elecciones Europeas. Cuando estamos diciendo que existe un numerosísimo grupo de militantes -cada vez más numeroso- absolutamente al margen de cualquier información o decisión sobre la marcha ordinaria del partido, nos salen con las Elecciones Europeas. Cuando estamos diciendo que no se cumplen los requisitos mínimos exigidos por nuestra legislación para un funcionamiento legal de FE-JONS, nos salen con las Elecciones Europeas. Cuando estamos pidiendo un proceso electoral de sucesión de Diego Márquez transparente y dotado de todas las garantías, nos salen con las Elecciones Europeas...

Como véis... puro Hergé y todavía mucho trabajo por hacer. Y que no os quepa duda. Son cuatro y tienen cincuenta avales. Son cuatro y siguen siendo cuatro. Dos más dos... cincuenta.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.