Avisar de contenido inadecuado

LA NAVIDAD ES BELLA EN LA MESA DEL POBRE (DICIEMBRE 2.008).

{
}

 TAGS:undefinedPublicado en el Núm. 155 (ÉPOCA II) de "La Gaceta Escurialense".

Me gusta poder felicitar un año más la Navidad a todos mis lectores de La Gaceta. Ese público fiel que me sigue a lo largo del año. Que, en el transcurso natural de las cuatro estaciones, se alegra de las mismas cosas de las que yo me alegro, se entristece también con las mismas y -por qué no- se indigna con los acontecimientos que me indignan. A todos ellos... muchas gracias y felicidades en estas Navidades raras. Tal vez las últimas que pasemos antes de que cambien las cosas definitivamente. Las últimas antes del definitivo hundimiento del orden social conocido.

Porque mis lectores habituales ya sabrán que se acercan tiempos difíciles. Vivimos una época de inesperados cambios. De posibilidades infinitas de transformación social hasta hace poco tiempo francamente inviables. Os felicito estas Navidades, pero os recuerdo -una vez más y machaconamente- que debemos organizarnos. Feliz Navidad y continuación en la organización de los falangistas de la Sierra Noroeste en el 2.009. Todos juntos alrededor del pobre pesebre. Somos muchos más de los que ellos creen y, si me apuráis, os diré que somos muchos más de los que nosotros mismos creemos. Vosotros lo sabéis... ¿cuánta gente os ha abordado estos últimos tiempos para deciros que, por un motivo u otro, estaban apartados de la lucha y han decidido regresar? ¿cuántos camaradas han salido de su aislamiento y han vuelto a la vida política? Sabéis que muchos. Hartos y cansados de este estado de cosas, han pensado que deben hacer algo. Volver a creer en la verdad indiscutible de que el camino más recto entre dos puntos pasa por las estrellas. A todos vosotros... Feliz Navidad. A los que ya estaban y a los que han ido retornando. A comer turrón y a pensar -mientras tanto- en la cercanía de las Elecciones Municipales del 2.011 y en la alegría que les vamos a dar -a diestra y siniestra- con la presencia de nuestras Candidaturas en nuestros Pueblos. Eso sí que es ir por la vida alegrando existencias. Desde la extrema derecha a la extrema izquierda, todo el mundo estará encantado de vernos por allí. Es lo que tiene ser personas tan populares y tan queridas por el resto de las fuerzas políticas... ¿verdad que sí?

Nosotros creemos que estas Candidaturas van a cumplir una doble función: de un lado, van a servir para fortalecernos internamente, mediante la conexión cada vez mayor entre falangistas de distintas edades, tendencias o sensibilidades y, de otro, van a servir para estructurar el descontento de personas que, no siendo falangistas, coinciden con nosotros en muchos motivos de descontento ciudadano. Porque los falangistas estamos en nuestros Municipios no sólo para organizar una Lista más o menos curiosa cada cuatro años...

Estamos aquí para dar respuesta constante a los problemas derivados de la desatención de la que hacen gala todos los partidos políticos frente a los grandes problemas sociales a los que nos enfrentamos. Estamos aquí para estar al lado de los pobres y de los empobrecidos. No debemos olvidar que tanto el Partido Popular, como el PSOE, como Izquierda Unida... todos... han respaldado diariamente -con sus actuaciones cotidianas- este estado de cosas que nos ha llevado al caos y a la ruina. Todos -los populares, los socialistas, los progretas en general- respaldan esta Monarquía Parlamentaria. Apoyan al sistema que ha consentido que tú y yo estemos como estamos, y que ha respaldado a la Banca antes -por supuesto- y después -vergonzoso- de la actual crisis. Y si han colaborado tan eficazmente en nuestra bancarrota... ¿qué motivos tenemos para creer que nos van a sacar de ella?

No nos van a sacar. Eso lo sabéis vosotros y lo sé yo. A pesar de que es Navidad, no somos capaces de creer en cuentos de chimenea y nieve en la ventana. El año que viene -a pesar de la lluvia de millones de Euros que va a caer sobre nuestros Ayuntamientos, y que hay que ir pensando en controlar- iremos a peor. En este, todavía estamos viviendo de las rentas. Pero, y a pesar de la palabrería esgrimida por todos los títeres de este teatrillo, el año que viene se acabarán las rentas. Seguiremos cayendo mientras se van terminando nuestros recursos acumulados durante los tiempos más benignos. Y es que el capitalismo ya ha fracasado como sistema económico. Tras este fracaso, seguirá cayendo cada vez más y más. Tras el fracaso, el hundimiento. Nuestra misión es que esta hecatombe nos coja organizados. Nos permita ofrecer a nuestros sacrificados ciudadanos un sistema de convivencia que sustituya al actual. La esperanza en un mundo mejor, en el cual la participación política no sea una quimera, y la profundización en nuestros derechos y libertades sea un trabajo cotidiano y no una frase hueca de un discurso hueco.

Y, mientras tanto, no vamos a ser tan cutres como ellos. Y vamos a felicitar la Navidad a todo el mundo. A todos los responsables e integrantes del resto de las fuerzas políticas serranas, con la curiosidad de saber cómo van a seguir defendiendo lo indefendible. A todos los responsables de los Medios de Comunicación de esta pequeña parte del Mundo: a los que nos ocultan y a los que hacen gala de efectivo pluralismo hablando de nosotros y publicando nuestros escritos y actividades. Eso sí que es un verdadero milagro de la Navidad... el de constatar cómo es posible que una fuerza política como la nuestra sea constantemente silenciada por casi todos -constante y tramposamente silenciada- y exista con más fuerza que nunca, y se esté organizando -bendita Navidad- en la práctica totalidad de nuestros Pueblos. Porque creemos que Dios nació pobre y murió pobre, y que la alegría está no en las mesas cada vez menos llenas de los que sostienen este invento, sino en las lisas tablas de madera de la esperanzadora pobreza. Sobre la miseria, hoy alumbra la estrella de Belén. Y bajo ella, nosotros a la espera de otros tiempos de Resurrección y de Gloria. Felices Navidades a todos.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.