Avisar de contenido inadecuado

Y LA VIDA SIGUE... (24/IX/11).

{
}

 TAGS:undefinedHa pasado ya mucho tiempo desde que tuvo lugar la que ya es conocida como La Tertulia de los Cabanas. Desde luego, el suficiente como para permitirnos ver las cosas con la debida perspectiva. Hace lustros de aquello... de La Tertulia de Hispaniainfo. Se anunciaba como una esperanza de diálogo desde La Casa de los Perros. Se presentaba a sus lectores como la Tertulia de todas las Tertulias... la que venía a recuperar el espíritu de nuestras tertulias de los setenta. Y, en cierto modo, no podemos negar que los Cabanas lo lograron. Porque hacía muchos -muchísimos- años que no veíamos en una Tertulia falangista tal nivel de tensión, agresividad verbal y física, amenazas, injurias y exclusión consciente de aquellos que se juzgan diferentes. En este sentido, no podemos negar cierto mérito a los Cabanas -padre e hijo- ya que nos han vuelto a trasladar a aquellos escenarios azules de la pre y post Transición. Falangistas en busca de su verdad absoluta y excluyente, en medio del vociferío y el insulto. La Casa de los Perros que -por desgracia y con la tristeza que da la decepción por la actitud de un viejo amigo- hemos podido comprobar que se ha quedado sólo en los ladridos.

Los últimos años se han caracterizado por un renacer de la Tertulia falangista. Años en los que, sentados alrededor de una mesa y de un par de cafés, hemos debatido acerca de nuestras respectivas formas de ver el mundo y de nuestras posiciones políticas respecto a casi todo. Gallos de Marzo, CENS, Regeneración 2.009... diversos sectores azules han desarrollado estas debates siempre en un marco de exquisita corrección y buenas formas. Los Cabanas han venido a romper con esta monótona costumbre, imprimiendo un nuevo giro a estos eventos por medio de su muy particular forma de ejercer la moderación de los mismos.

Después de la Tertulia, vinieron la crónica de Hispanianfo sobre la misma y el Comunicado de La Falange-FE sobre no se sabe bien qué... ambos escritos son valiosos no sólo en lo que tienen de reflejo fiel de lo que somos en el año 2.011, sino también de las razones de nuestra práctica desaparición del espectro político español. Leerlos es entender -casi de una vez- lo que está pasando en nuestro ámbito político. La reacción de los de siempre frente a las nuevas iniciativas de lucha nacional.

Inmediatamente después de la Tertulia, el cuerpo me pedía hablar -nunca siempre suficientemente alabados Blogs que nos permiten defendernos, expresar nuestra opinión y lanzarla a nuestras particulares cuatro esquinas- del ala derecha falangista. De nuestra muy especial derechona... cuyos valores compartidos hacen aparecer juntos -codo con codo y cerrando filas en estrecha comunión espiritual- a nuestros talibanes religiosos con nuestros vociferantes defensores de la bala y del insulto militante. La Biblia y la Pistola. Exacto dibujo al minuto de las razones prácticas e ideológicas de nuestra extinción política, y fácil columnita -por mi parte- en el siempre agradecido y facilón varapalo a este sector político concreto. El recurso a los asuntos conocidos es la solución fácil de una crisis creativa.

Sin embargo, diversas circunstancias me han impedido -hasta ahora- ponerme a escribir. Varias y variadas. El final de un durísimo verano. Una mudanza. Un inesperado cambio profesional con su correlativa carga de trabajo. Una aterradora visita de ida y vuelta -nada más y nada menos- que a la muerte. La preparación de un Congreso y la organización de una alternativa nacional... Voy retrasado siempre. Pero estas muchas razones me han ayudado a ver esta cuestión con la adecuada perspectiva. Y ya no tengo ganas de referirme a tal o cual ala derecha o a tal o cual postura reaccionaria. Porque una simple tertulia -una tertulia más del mundo azul pero celebrada en un momento muy especial de la actualidad- nos ha ofrecido una visión panorámica de la situación de un muy determinado sector del nacionalsindicalismo. Profundamente respetable... pero huérfano de ideas o planes concretos y novedosos de actuación. Monótona repetición de viejos temas y difícil exposición de los nuevos.

Y así, en medio de los gritos, los insultos y las amenazas pude ver -con toda claridad- que mi vida va por un lado y la de la mayoría de los tertulianos por otro. Comprobé que los que pensamos como yo -las personas que estamos respaldando la Mesa Nacional para la Integración- tenemos ya muy poco -o nada- que ver con esta visión de nuestro entorno. Es triste, pero eventos como los que organizó Hispanianfo a la vuelta del verano sólo sirven -al día de hoy- para poner de relieve el divorcio existente entre el sector más anticuado del nacionalsindicalismo y los demás. Entre los que se han quedado estancados en el continente y en el contenido y entre los que -inquietos- queremos buscar nuevas fórmulas de actuación pública eficaz e inmediata. Y lo que es -aún- más evidente... entre nuestras bases militantes -estén o no encuadradas en las raquíticas organizaciones- y nuestros responsables de hecho y de Derecho. Las bases quieren luchar integrados desde ya. Sus responsables dan vueltas y vueltas interminables sobre su propio eje y no hacen nada. Nada.

Poco más puedo yo decir. Sobre todo después de nuestra correctísima Nota hecha pública tras esta infumable tangana. Nosotros fuimos a dar nuestra opinión y -más mal que bien- pudimos darla. Visedo, Itu, Julián, Espinosa, Galve, Caballero, Trujillo, Dalmau y el que suscribe. Dando cuenta de nuestra existencia e intentando mostrar nuestra visión del mundo en territorio comanche. Con educación y firmeza. Tal y como se había venido haciendo desde siempre en los encuentros y debates de nuestro entorno. Un escenario de buena educación y de corrección que -inesperadamente- parece haber alterado Hispanianfo. Corresponde a los Cabanas -padre e hijo- la responsabilidad de corregir esta muy anómala situación. Existen muy buenos ejemplos en los últimos años sobre la creación de espacios de debate reposado. Ejemplos de moderación en debates que nunca han tenido los impresentables problemas de orden interno del otro día. Y en los que se habían dicho cosas infinitamente peores que las que se dijeron. Los Cabanas no han frecuentado asiduamente estos debates, y esta ausencia se nota. Porque hubiera bastado con fijarse en estos ejemplos y no dejarse llevar por el pánico... En concreto, estoy pensando en Pedro Ignacio Fernández y en su excelente moderación durante los últimos años en Los Gallos. Pero este es otro tema y me desvío...

Y hablando de alborotos y alborotadores... y de la extinción de los dinosaurios... asombroso el Comunicado de lo que queda de la Falange-FE después de la Tertulia. Asombroso pero, tal vez, no tanto. Sobre todo si -como conocemos como conocemos esa Casa- llegamos a la conclusión de que algo tienen que hacer y que decir para frenar su imparable caída libre. Dejando al margen sus impresentables valoraciones personales -que se califican por sí solas- a mí no me extrañan ni esa actitud ni esas maneras. Y es que, como es sabido, llevamos varios meses recibiendo adhesiones de militantes de La Falange-FE. Al calor de viejos lazos de camaradería y de comunes posiciones, estos Camaradas han recibido con entusiasmo las noticias de nuestra Mesa. Algo tienen que hacer y que decir, desde su Junta Nacional, para intentar hacer girar la situación y resistir esta tensión interna.

Silva ha visto desaparecer -en los últimos años y en interminable goteo- a significados y valiosos militantes. Muchos de ellos están ahora colaborando en el proyecto de nuestra Mesa Nacional. Estos antiguos militantes son los mismos que -antes condecorados y ahora vilipendiados- habían diseñado la estrategia de la organización en momentos difíciles y habían contribuído a tirar del carro de la Casa. A esa diáspora de los que fuimos antiguos responsables, se une ahora la de aquellos afiliados partidarios de la Mesa Nacional. Por eso, ni será lo último -ni lo peor- que nos quede por ver de La Falange: una organización destinada a una inexorable desaparición. Y es triste decir esto, en lo que tiene de ilusiones perdidas y de herencias malbaratadas. El partido pujante y vigoroso que eligió a Manolo Andrino como Jefe Nacional en 2.006 y la sombra gris en la que hoy se ha convertido esa organización esquelética. Qué pena Dios.

Y la vida sigue. Un nuevo mundo nace y otro se está muriendo. El mundo nuevo tendrá su Congreso Constituyente el próximo Octubre. Un nuevo mundo que está descubriendo sus códigos y lenguaje propios. El mundo muerto tiene su sitio en eventos como los del otro día. Un mundo yermo de lenguaje agotado y de propuestas sin sentido. El mundo del insulto y del dedo índice señalando al vacío. Y yo no he muerto. Milagrosamente me cuento -todavía- entre los vivos.

{
}
{
}

Los comentarios para este post han sido deshabilitados.